Lista de 40 puntos débiles para entrevistas de trabajo 40 Lista de puntos debiles para entrevistas de trabajo

Lista de 40 puntos débiles para entrevistas de trabajo

El proceso de entrevista permite a los jefes de contratación y a los compañeros de trabajo conocerte y saber qué puedes aportar a la organización. Una de las formas habituales es la clásica pregunta: «¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles?».

Mucha gente tiene distintos enfoques para esta pregunta. Pero la forma objetivamente inteligente de responder es identificar dos o tres puntos débiles que no tengan nada que ver con el puesto. Por lo general, se trata de habilidades blandas que no tienen un impacto mensurable en el puesto al que optas.

Después de exponer tus puntos débiles, explica cómo los estás mejorando o cómo piensas mejorarlos, siendo lo más sincero posible sin compartir demasiado.

Es un equilibrio delicado, sobre todo cuando se habla con posibles empleadores. Por eso es importante ensayar de antemano respuestas con guión, para decir algo que revele un alto grado de autoconciencia y profesionalidad.

He recopilado una lista de puntos débiles entre los que elegir, junto con ejemplos de grandes respuestas que garantizan impresionar a los jefes de contratación durante una entrevista..

Lista de puntos débiles para entrevistas de trabajo

Autocrítica

La autocrítica como auténtica debilidad

Siempre sientes que podrías haber hecho más, incluso cuando has obtenido resultados objetivamente buenos. Te obsesionas con el impacto de los fallos, independientemente de su influencia real en la calidad general del proyecto.

Respuesta de ejemplo:

«Tiendo a ser demasiado crítico conmigo mismo. Eso me lleva a hablar mal de mí misma y a quemarme. El año pasado mejoré este aspecto dedicándome un tiempo especial después de terminar un proyecto para celebrarme a mí misma.»

Problemas para delegar tareas

Como jefe de equipo, prefieres trabajar de forma independiente por falta de confianza en los demás. Esto puede ser un obstáculo importante. Prefieres hacerlo todo tú mismo porque no confías en que los demás ejecuten las tareas a tu nivel. Esto a menudo significa tener mucho trabajo y que inevitablemente no se cumplan los plazos.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Si tuviera que elegir un punto débil importante, es la incapacidad para delegar responsabilidades. Para mejorar, asigno tareas con instrucciones detalladas sobre cómo llevarlas a cabo, limitando las aportaciones adicionales a quienes las ejecutan a la perfección.»

Excesivamente crítico con los demás

Impulsado por un deseo de trabajo de alta calidad y excelencia, tiendes a escudriñarlo todo meticulosamente. Buscas a propósito el problema en todo. Incluso cuando tiene razón, a veces va demasiado lejos y, de paso, aliena a sus compañeros.

Cómo responder:

«Se me da muy bien analizar una situación y detectar sus problemas, pero esto a veces va en detrimento de la eficacia de mis compañeros. No pienso comprometer la calidad, pero estoy aprendiendo a ser empático en mi enfoque.»

Corto de miras

Corto de vista

Tu perspectiva dominante se centra principalmente en las soluciones a corto plazo para cosechar las recompensas inmediatas. Esto a menudo significa que te pierdes beneficios y problemas futuros.

Cómo responder:

«Por el deseo de resolver los problemas rápidamente, me cuesta encontrar un equilibrio entre las soluciones a corto plazo y las repercusiones a largo plazo. Por eso he incorporado una ventana de 30 minutos en la que pienso exclusivamente en las ramificaciones futuras antes de tomar una decisión consecuente.»

Lucha contra la multitarea

Centrarte en una sola cosa en un momento dado te resulta difícil. En lugar de prestar atención a una cosa y luego a la otra, prestas poca atención a todo a la vez.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Una debilidad genuina en la que estoy trabajando es mi capacidad para realizar varias tareas a la vez. Como soy una persona que se distrae con facilidad, uso [productivity software] para dedicar tiempo a cada tarea, por pequeña que sea. Hasta ahora, mis niveles de atención han mejorado».

Impaciente

Tu incapacidad para tomarte un momento de reflexión antes de tomar una decisión te lleva a veces a tomar la decisión equivocada. También te cuesta distribuir tu tiempo, lo que significa que te precipitas y pasas por alto detalles cruciales en el proceso.

Respuesta de ejemplo:

«Me precipito al tomar decisiones sin tener en cuenta todos los factores implicados. Como era de esperar, eso afectó a la calidad de mi trabajo. Ahora, me hago esperar antes de tomar una decisión y recurro a otros para descubrir si he pasado algo por alto en mi proceso de reflexión.»

Indeciso

La indecisión puede ser una debilidad que puedes declarar

Cambias constantemente de opinión, incapaz de comprometerte con un plan o elección. Esto te paraliza a la hora de tomar decisiones y te ha impedido hacer las cosas con rapidez y excelencia.

Cómo responder:

«La parálisis por las decisiones es una de mis debilidades. Cuando tengo demasiadas responsabilidades o elecciones que hacer, me consumen las dudas y doy pasos en falso. En los dos últimos años, he ido mejorando al dividir las responsabilidades en procesos más pequeños y racionalizados, y he confiado en los miembros de mi equipo para facilitar el proceso de toma de decisiones.»

Relacionado:  20 Mejores Alternativas Gratuitas a Grammarly

Verbosidad

Como ha perfeccionado sus dotes de escritor a lo largo de los años, las palabras le salen con facilidad. Sin embargo, te cuesta guardar tus pensamientos o expresarte de forma concisa.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Me encanta hablar con la gente y nunca me falta un tema que merezca la pena. Pero puede tener un efecto de distracción en los demás. Por eso busco formas menos molestas de expresarme. Y si no me queda más remedio que hablar, pongo un cronómetro mental para que sea breve».

Introvertido

Como eres introvertido, te cuesta compartir tus ideas con los demás, incluso cuando son buenas. Establecer una buena relación con tu equipo también es un reto porque prefieres tu propia compañía.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Soy introvertida, lo que significa que tiendo a ser muy reservada. Pero después de perder un ascenso porque no encajaba en el puesto, he estado tomando clases de improvisación para sentirme cómoda pasando tiempo con los demás.»

Muy extrovertido

Ser muy extrovertido puede ser tanto una fortaleza como una debilidad

Tu personalidad extrovertida significa que atraes mucha atención, lo que te impide a ti y a los demás centraros en vuestro trabajo. También significa que te cuesta emitir juicios sin emoción, especialmente cuando se trata de otras personas.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Mi extroversión hace que me resulte fácil conectar con la gente, pero me cuesta mucho mantenerme al margen en el lugar de trabajo, tanto que a los demás les cuesta terminar su trabajo cuando estoy cerca. Para solucionarlo, …»

Sensible

Llevas el corazón en la manga, lo que afecta a tu capacidad para tomar decisiones objetivas. Como alma sensible, tiendes a tomarte las cosas como algo personal cuando van mal.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Soy una persona emocional, y puede resultarme difícil pensar con claridad sobre una situación. Sin embargo, he estado trabajando con un coach, aprendiendo a desprenderme de mis emociones a la hora de tomar una decisión.»

Insensible

Aunque mejora tu racionalidad, tu naturaleza insensible tiende a suscitar conflictos con tus compañeros de trabajo. No tienes en cuenta a los demás y sueles hacer las cosas a tu manera.

Cómo responder al jefe en las entrevistas de trabajo:

«Como persona con un historial de insensibilidad, he tenido problemas para mantener una relación positiva con mis compañeros de trabajo. Tras darme cuenta del problema, vigilo mi tono y mi elección de palabras, sobre todo cuando hago críticas.»

Convencional

Ser convencional

Una vez que te acostumbras a una forma de hacer las cosas, no quieres que cambie. No puedes imaginar otras formas de ejecutar una tarea, lo que limita tus capacidades cuando te enfrentas a un nuevo reto.

Ejemplo de respuesta:

«Prefiero por naturaleza la estabilidad de hacer las cosas de la manera convencional, pero reconozco cómo eso limita mi creatividad. Para solucionarlo, me he lanzado a situaciones nuevas, aunque intrascendentes, para mejorar mi flexibilidad mental.»

Procrastinación

Dejar todo para el último momento es tu modus operandi. Te motiva la presión de intentar cumplir el plazo, y no siempre lo consigues.

Ejemplo de respuesta:

«Mi mayor debilidad es la procrastinación. Siempre encuentro una excusa para no hacer algo hasta que ya no se puede evitar. Pero me ha ido mejor dividiendo mi trabajo en trozos más pequeños para completarlos con el tiempo.»

Microgestión

Eres muy detallista y estás obsesionado con que todo salga bien, por lo que microgestionas hasta el más mínimo detalle. Esto, al mismo tiempo que te distrae de tu trabajo, impide que los demás crezcan como trabajadores independientes.

Ejemplo de respuesta:

«Me apasionan el control y la perfección. Pero desde entonces me he dado cuenta de que ser excesivamente detallista es una prisión que me impide centrarme en el panorama general. Ahora, canalizo mi energía en encontrar personas en las que confío para que rindan de forma excelente.»

Complacer a la gente

El placer de la gente

Asumes responsabilidades adicionales cuando no puedes asumirlas porque te cuesta decepcionar a los demás. Temeroso de enfadar a la gente, dejas que dominen las malas ideas, incluso cuando tienes otras mejores.

Ejemplo de respuesta:

«Me cuesta rechazar a los demás por miedo a decepcionarlos, incluso a costa de mi trabajo. Con el tiempo, el desarrollo de la autoconciencia ha sido fundamental para reconocer este patrón, y he ido aprendiendo a decir que no mucho más.»

Asumir demasiadas responsabilidades

Asumes demasiadas responsabilidades para demostrar tu valía, independientemente de la descripción de tu puesto. Esto te deja sin margen para conciliar la vida laboral y personal, y con muchos plazos incumplidos.

Ejemplo de respuesta al responsable de contratación:

«Como persona con objetivos ambiciosos, suelo ignorar mis necesidades personales para tener más trabajo. Pero eso ha perjudicado la calidad de mi trabajo. Así que ahora hago un esfuerzo considerable para ceñirme sólo a las responsabilidades dentro de la descripción de mi puesto.»

Contundente

Tus comentarios y opiniones sinceras sobre el trabajo de los demás pueden ser una fuente recurrente de tensión, sobre todo cuando son inoportunos. También te resulta difícil encontrar un equilibrio entre la sinceridad y la grosería.

Relacionado:  Keybr: ¿Cómo aumentar la velocidad de escritura en sólo 30 días?

Ejemplo de respuesta:

«Soy franco, lo que puede ser un punto fuerte o un punto débil según la cultura de la empresa. Cuando es una debilidad, intento desplegar mucha empatía sin comprometer la honestidad. He empezado a buscar activamente comentarios positivos para comprender mejor el impacto de mi estilo de comunicación y ajustar mis habilidades comunicativas en consecuencia. De momento, está funcionando».

Falta de confianza

Falta de confianza

Una debilidad común puede deberse a tu personalidad o a ineficiencias en tu trabajo. Te impide apropiarte de tus ideas, compartirlas y trabajar de forma óptima.

Ejemplo de respuesta:

«Durante años, he luchado por mantener la confianza en mí mismo, incluso cuando tengo motivos para estarlo. Me centro demasiado en lo que he hecho mal que en lo que he hecho bien. Sabiendo lo importante que es la confianza para la calidad de mi trabajo, he estado documentando mis logros diarios para apreciar mejor lo que aporto.»

Problemas para pedir ayuda

Una creencia equivocada en tu capacidad para resolver todos los problemas por ti mismo. Cuando se tiene razón, es un punto fuerte, pero cuando no se tiene, el resultado es un trabajo de calidad inferior y una confianza dañada.

Ejemplo de respuesta:

«A lo largo de los años, me ha costado pedir ayuda porque me preocupa la percepción de mis capacidades. Pero ahora entiendo que es beneficioso para mí y para la organización hacerlo cuando lo necesito. Especialmente cuando es fuera de mi campo».

Incómodo con la ambigüedad

Sin expectativas claras ni instrucciones detalladas, careces de sentido de la orientación para alcanzar un objetivo. La ambigüedad de tus tareas y de cómo llevarlas a cabo te abruma o te confunde.

Ejemplo de respuesta:

«En el pasado, debido a una falta de autoconciencia, he luchado con la ambigüedad en mis funciones, y eso me impidió conseguir puestos de liderazgo. Desde que reconocí el problema, he desarrollado un marco para cumplir mis KPI con o sin instrucciones detalladas.»

No me desenvuelvo bien bajo presión

No se desenvuelve bien bajo presión como mayor debilidad

Cuando hay mucho en juego, te desmoronas bajo presión. Cometes errores que no cometerías en circunstancias normales y pareces menos cualificado de lo que eres.

Ejemplo de respuesta:

«Cuando empecé a trabajar, descubrí que mi productividad disminuye cuando estoy bajo presión. Aunque eso no ha cambiado exactamente, tomo medidas proactivas para reducir la cantidad de presión a la que estoy sometido en un momento dado.»

Confrontación

Para evitar la confrontación y decir a tus compañeros lo que necesitan oír, sacrificas la calidad. Esta debilidad específica te obliga a veces a asumir responsabilidades que van más allá del ámbito de tu trabajo.

Ejemplo de respuesta:

«Siempre intento evitar la confrontación para mantener la paz. Pero cuando me convertí en líder, he estado trabajando en formas de decir a la gente lo que necesita oír de forma constructiva y útil.»

Demasiado detallista

Dedicas una cantidad excesiva de tiempo a analizar los detalles de cada proyecto. Esto te atasca y ralentiza tu trabajo, haciendo que no cumplas los plazos, aunque el resultado final sea excelente.

Ejemplo de respuesta:

«Como persona que se deleita repasando las minucias de cada detalle, he tenido que aprender por las malas que es más importante estar acabado que ser perfecto.»

Perfeccionista

Perfeccionista puede ser uno de los puntos fuertes y débiles

Es imposible ser perfecto. Pero como perfeccionista, a menudo te sientes insatisfecho y desilusionado porque el mundo real nunca coincide con tu imaginación. También afecta a tus expectativas y a la relación con tus compañeros.

Ejemplo de respuesta:

«Siempre busco la perfección, lo que me hace trabajar en proyectos mucho después de lo que debería haber terminado. Desarrollar la autoconciencia me ha ayudado a darme cuenta de cómo esto afecta no solo a otras tareas que tengo entre manos, sino también a mis compañeros, ahora me centro en hacerlas perfectas para el cliente en lugar de para mí.»

Pobre equilibrio entre trabajo y vida privada

A largo plazo, la falta de equilibrio entre la vida laboral y personal afecta a tu motivación en el trabajo. Cuando no atiendes a tus necesidades personales durante un periodo prolongado, la calidad de tu trabajo se resiente.

Respuesta de ejemplo:

«Solía estar siempre trabajando, opuesto a tener cualquier tipo de vida fuera de la oficina. Pero eso repercutía negativamente en mi rendimiento. Tras un periodo de autorreflexión, he puesto en marcha sistemas que me ayudan a encontrar un mejor equilibrio entre ambas facetas de mi vida.»

Indiferente

Te cuesta compartir las emociones de los demás, lo que puede hacer que te muestres decaído cuando trabajas con un grupo de personas.

Ejemplo de respuesta:

«Una de mis mayores debilidades es que puedo ser muy indiferente. Me cuesta mucho esfuerzo compartir el entusiasmo de los demás, pero reconozco que puedo superarlo si mantengo la mente abierta con las nuevas experiencias.»

Prepotente

La prepotencia puede ser una gran debilidad

Convencido de que mi elección y mi opinión son siempre las correctas, las impones a los demás. Haces todo lo posible para que sólo triunfen tus ideas.

Ejemplo de respuesta:

«Me han dicho que tiendo a ser prepotente con mis ideas en mi vida profesional, desestimando las de los demás. Reconozco que ésta es quizá mi mayor debilidad, y he estado trabajando con un terapeuta para suavizar mis posturas agresivas.»

Egoísta

Te cuesta hacer algo por otra persona a menos que haya un beneficio personal para ti. En cada momento de tus interacciones, tu principal objetivo eres tú mismo.

Relacionado:  Tus compañeros de trabajo no son tus amigos: 6 razones

Ejemplo de respuesta:

«Desde hace un año, me he propuesto hacer algo por otra persona con cero beneficios personales tras descubrir que puedo ser egoísta y egocéntrica. Me ha permitido insertarme en otros puntos de vista y tomar decisiones bien pensadas.»

Espontaneidad

El trabajo espontáneo o las situaciones imprevistas te hacen sentir incómodo y afectan a tu rendimiento. Trabajas mejor cuando estás preparado.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Tengo problemas para dar una conferencia sin la preparación adecuada. Como es evitable en esta línea de trabajo, me empeño en estar preparado al 70% en cualquier momento, y estoy aprendiendo a confiar en mis instintos para el resto del camino.»

Desorganización

Desorganización

Mantener las cosas en orden, cumplir con las citas y tener todo en orden es un reto para ti. Tu mente tiende a divagar y esto se filtra en tu productividad.

Ejemplo de respuesta:

«Es justo decir que la desorganización es mi mayor debilidad, y ha sido una lucha en el pasado. Para solucionarlo, utilizo una lista de comprobación diaria que me ayuda a controlar mis asuntos, y los resultados han sido alentadores. He llegado a tiempo».

Lento

Pasas mucho tiempo pensando en tus acciones. Esta personalidad pensativa te hace lento, y tardas una eternidad en completar tu trabajo.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«A veces puedo ser lento, lo que no está muy bien cuando el objetivo es la velocidad. Pero me he dado cuenta de que me tomo mi tiempo porque pienso mucho cada acción. Para lograr un mejor equilibrio, he aprendido a confiar en mis instintos y lanzarme de cabeza».

Disfrutar asumiendo riesgos

No pasas mucho tiempo pensando en las repercusiones de tus actos. Te encanta correr riesgos por la emoción, sin importarte mucho el coste.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Me encanta asumir riesgos, sobre todo cuando no están calculados, incluso los que no están contemplados en la descripción de mi trabajo. Es emocionante cuando salen bien, pero entiendo el daño que hacen cuando no, especialmente en un entorno profesional. Así que, sin comprometer lo que soy, decidí … «

Terco

La terquedad como pregunta en una entrevista de trabajo

Una vez que has tomado una decisión, nada puede cambiarla. Aunque tu determinación puede ser un punto fuerte, te impide cambiar de rumbo tras un error.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Me cuesta cambiar de opinión después de tomar una decisión, no sólo en el ámbito profesional sino también en mi vida personal. Resultó ser una verdadera debilidad porque me volví difícil de tratar. Así que he estado …»

Temeroso

Tienes miedo de compartir tus ideas y opiniones con los demás. Vives semipermanentemente en un estado de miedo, preocupado por si haces algo mal.

Ejemplo de respuesta:

«Tengo un miedo irracional al fracaso, que me impide expresar lo que pienso. Fue una sensación abrumadora durante mucho tiempo, hasta que decidí enfrentarme a mi miedo y salir ahí fuera, sin importar las consecuencias. Aunque sigo sintiendo ese miedo, ahora soy capaz de superarlo para alcanzar mis objetivos.»

Planificación a largo plazo

Incapacidad para asignar adecuadamente los recursos, determinar la dirección y elaborar estrategias en pos de un objetivo futuro.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Cuando tengo que pensar a largo plazo, me siento abrumado por la incertidumbre y la longitud del recorrido que se necesita para alcanzar mis objetivos. Así que estoy aprendiendo a superarlo dividiendo las cosas en proyectos a corto y medio plazo, con los que me siento más cómodo.»

Estricto e inflexible

Estricto e inflexible

Siempre estás seguro de que tienes el mejor argumento, opinión o idea. Nunca transiges, lo que dificulta el trabajo en equipo.

Ejemplo de respuesta:

«Solía pensar que el compromiso es el resultado de tener pocos argumentos. Ahora me he dado cuenta de que la inflexibilidad y la adhesión estricta a mis ideas y opiniones dificultan la creación de consenso en torno a mis objetivos.»

Se aburre con facilidad

Te cuesta concentrarte en una tarea a la vez porque te aburres rápidamente, lo que provoca retrasos en la finalización del proyecto. El aburrimiento también puede hacer que se te escapen detalles importantes.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Mi punto débil es que me aburro con facilidad, sobre todo cuando intento centrarme en una sola cosa a la vez. Sin embargo, he conseguido controlarlo mejor elaborando una narrativa personal en torno a cada etapa de mi trabajo.»

Presentación pública

No tienes ninguna experiencia real como orador público y tienes cero confianza en que a alguien le interese lo que tienes que decir.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Una de las cosas que más me cuesta es presentarme en público. Me produce mucha ansiedad y preocupación. Aun así, como alguien que desea convertirse en líder, he estado haciendo cursos de oratoria para mejorar.»

Inmaduro

Te sientes más cómodo con la tontería, así que conviertes todo en una broma, incluso cuando es inapropiada.

Ejemplo de respuesta a una entrevista de trabajo:

«Me encanta reír y divertirme, pero a veces, por falta de autoconciencia, olvido la línea y me paso en los momentos serios. Aunque todavía es un trabajo en progreso, he estado aprendiendo a tomar señales de mi público antes de hacer una broma.»

40 Lista de puntos débiles para una entrevista de trabajo: Conclusión

Ahí lo tienes. Lo bueno de esta lista de puntos débiles es que varios pueden ser también puntos fuertes. Todo depende de cómo respondas a la pregunta de la entrevista de trabajo.

Así pues, esfuérzate por averiguar cuáles son los mejores puntos débiles y da una respuesta sincera durante la entrevista, adaptando estos ejemplos de respuesta a tu historia y a la cultura de tu empresa.

Es crucial equilibrar la articulación de tus puntos fuertes y débiles. Este equilibrio proporcionará una visión holística de tu madurez y potencial profesionales.

Hazlo con buena práctica y destacarás del resto.

Scroll al inicio